Aguas Dulces: Del conservadurismo a la vanguardia

Aguas Dulces: Del conservadurismo a la vanguardia

Aguas Dulces: Del conservadurismo a la vanguardia

Aguas Dulces camina a ritmo lento entre el romper de las olas contra la costa. A 277 kilómetros de Montevideo, sus típicos ranchos hijos de las veraneadas de los habitantes de Castillos de principios del siglo XX hacen frente a los primeros fríos de este otoño postergado.

Un lugar reconocido por su brisa y su pesca abundante, con anécdotas y realidades que lo distinguen de cualquier otro: de acuerdo a los testimonios, en sus orígenes se había establecido un horario de baño para damas y otro para caballeros. A ellas les tocaba de 10 a 11 de la mañana y a ellos de 11 a 12 hs.

Además, dicen que para asegurarse de que la legislación fuera cumplida a rajatabla, un estricto policía iba todos los domingos desde Castillos a asegurarse de que nadie se pasara de la raya.

Lejos de los aspectos más conservadores de hace un siglo, hoy Aguas Dulces es vanguardista. Ahora, a solo dos kilómetros tiene a “La Sirena”, una de las dos playas nudistas de Uruguay –la otra es Chihuahua en Punta del Este-.

¡Un balneario para todos los gustos!